Somos Inside

El Amor Ecológico

En la búsqueda del amor auténtico, algunos jóvenes y adultos exploran con frustración nuevos tipos de relaciones que permitan alcanzar el objetivo común: ser feliz y hacer feliz a otro(a).

El poli amor, la relaciones abiertas, los relaciones de bolsillo, los amigovios, convivir mientas duren las ganas, las parejas swingers, son algunos ejemplos del panorama social actual que presentan nuestras sociedades en materia de parejas sexuadas.

Los indicadores para vivir el amor de calidad que buscan los jóvenes de buena voluntad, no se encuentran fuera del amor sino dentro del amor, y son las invitaciones psicológicas que el mismo sentimiento de enamoramiento hace a los enamorados.

1. Deseo

Una primera invitación es a la unión (deseo estar contigo), manifestada en la atracción. El amor tiene una tendencia unitiva.

2. Unión Exclusiva

Es un signo de calidad del amor hacer exclusivo a “dos” la afectividad, admiración y atención. Esto ocurre aún en la culturas poligámicas a través de “la favorita”. Es un signo de calidad amorosa, la elección de la persona y en consecuencia, la responsabilidad de ser leal en el noviazgo y fiel en el matrimonio a partir del compromiso.

3. Unión Permanente

Los enamorados desean estar siempre juntos, no desean que lo maravilloso que experimentan se termine, no quieren estar solo un rato juntos sino que su sentimiento les dure siempre. Uno de los grandes retos del amor es mantenerse enamorado,

4. Invitación Fecunda

“dar vida” o un sentido de vida nuevo a las cosas o situaciones que se relacionan con su historia de amor. Esta invitación, es la tendencia a la fecundidad, cuya máxima expresión será dar vida, en el momento oportuno, a su hijo. Y el mejor regalo al hijo es la unión sólida y armoniosa de sus padres.

El enamoramiento invita ecológicamente a una unión exclusiva, permanente, benevolente y fecunda.

No es ecológico el poli amor o la pareja abierta, porque frustran el “solo contigo” que sienten los enamorados. No es ecológica la relación pasajera de bolsillo, porque frustra el “siempre contigo” del enamoramiento. No es ecológica una relación tóxica en el que sus protagonistas sacan lo peor de cada uno, porque frustra “lo mejor de mi para ti” al que invita el enamoramiento. Finalmente, tampoco es ecológica una unión en la que sus protagonistas acuerdan no tener hijos, porque frustra otro indicador del enamoramiento que es la tendencia a la fecundidad de sus protagonistas.

El amor de calidad es entonces dar respuesta y hacer posible con acciones de amor, la fidelidad, la permanencia, la benevolencia y la fecundidad en la relación con la persona elegida para compartir la vida en un “único nosotros”. El tipo de unión que integra todos estos elementos es el matrimonio, al que en consecuencia podemos denominar como amor ecológico.

Artículo publicado en la Revista Apuntes de Familia del Instituto de La Familia de la Universidad de La Sabana , Edición 43 marzo – mayo 2019

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Selecciona tu Moneda
USD United States (US) dollar